Caballos Criollos

La historia comienza con el mismo sueño de tener un caballo.
Luego de muchos años de alquiler de caballos en Miramar, allá por los años 70, siempre guardaba el deseo de tener un caballo propio.

Pasaron los años y ahora los veranos eran en Carilo zona de bosques y playa, pero el sueño siempre estaba ahí. Todos los días o cada dos días el paseo era de 2 horas por el bosque y la playa llegando hasta salir 20 personas montados en los caballos de Maito el cual nos brindo toda su confianza enseñanza y cariño.

Hasta que el sueño se hizo realidad cuando Chiche un hermoso Picazo y Regalo un enorme Alazán comenzaban  a cabalgar por los bosques de Carilo.

Era increíble pero el sueño se había hecho realidad. Solo quería a los caballos y todo lo que me daban. Pero al poco tiempo Chiche dejo de acompañarnos, parecía que el tan deseado sueño se había esfumado.

Se busco un Criollo en Palermo. En la rural, alguna cabaña, otra cabaña, otra prueba otro intento. Y fue Raúl Segalla quien nos abrió las puertas de su querida Cabaña “Las Boleadoras”.

Muy pronto el se convirtió en le padrino que hace falta, un guía incansable y por sobre todas las cosas un muy querido amigo.
Fue le quien me guió, me aconsejo, y me enseño a mirar, aprender y amar al Caballo Criollo.

Meritos no le faltaba ya que su cabaña lleva por 10 años consecutivos el orgullo de estar en los primeros puestos.
Y así con las tres primeras madres Laques “Romancera”  Laques “Liebre” y “Dumbo” “Comiera” se formaba la soñada Cabaña “La Libertad”  

Hoy con todo orgullo puedo decir puedo decir que tengo mansedumbre

Desde el año 1997 nuestra cabaña se encuentra en Gral. Madariaga junto con mi gran amigo Polo Chiquilito, encargado de la gran mansedumbre de nuestros caballos.